jueves, 15 de mayo de 2008

Muscari despojado

el día del ensayo en el que Muscari lloró, yo estuve ahí. Estuve antes de que Muscari llorara, pero todo el tiempo sintiendo que Muscari quería, necesitaba llorar, y que yo estaba inhibiendo esa catarsis. El dia que dije pueril y a Muscari y a Marie les gustó la palabra. Lo veía tan raro en el bar, tan reconcentrado...
Y después, el ensayo. Y mi primera sensación sobre Crudo. Crudo es Muscari despojado, en carne viva. Muscari me hizo llorar cuando pudo decir el texto que no recordaba por primera vez todo seguido. Un texto donde dice que va a cuidar a la mamá y al papá cuando sean viejitos, y les va a ir a comprar los remedios y todo eso porque es hijo único y otras cosas más. Se lo dije a Marie pero no se lo dije a Muscari. No le dije que me conmovía verlo tan angustiado por no saber el texto, que me conmovía verlo y oírlo repetir hasta el hartazgo las frases sueltas que no podía retener de ese texto tan profundo sin lograr que sonara como si se tratara de la historia de otro, del personaje de la obra. Por eso se aguantó el llanto en mi presencia. Por eso lloró después. Tanto.
El personaje en algún momento se va a depojar de él, de José María. Y ese será el momento puro teatro de este proceso Crudo.

No hay comentarios: